Ciencia y tecnología

Usa el conocimiento de la ciencia para salvar tu vida

29 de noviembre de 2017


El fundamento de muchos comportamientos que producen fallecimientos evitables, es la ignorancia de ciertos principios científicos básicos.

El desconocimiento de principios científicos básicos, les cuesta la vida a millones de personas cada año. Parezca lo que parezca, la ignorancia es el fundamento de muchos comportamientos que producen fallecimientos evitables. En este par de artículos te mostraremos la importancia de ciertas conductas que pueden salvarte la vida y sus fundamentos científicos.

Antes, te explicaremos un principio básico para entender lo que sigue.

Un asesino anda suelto

¿Qué tienen en común una bala y una caída desde un piso 10? Ambos pueden matarte y lo que tienen en común es la gran cantidad de energía que debe afrontar tu organismo.

Los órganos vitales humanos están conformados por tejido blando. Nuestro cuerpo no está diseñado para absorber grandes cantidades de energía que nos impacten de manera súbita. Así que la gran cantidad de energía cinética en una bala o en una caída de gran altura, superan los límites de resistencia de nuestro organismo.

Esto también puede verse desde otra perspectiva. Si alguien cae desde miles de metros de altura al suelo duro, el cambio abrupto de momentum producirá graves daños al cuerpo. El momentum puede explicarse por la multiplicación de la masa por la velocidad de un cuerpo. Al caer, adquirimos cierta cantidad de momentum, pero al golpear el suelo, llegamos súbitamente a cero (por ejemplo, si pesas 70 kilos, pero tu velocidad es cero, tu momentum será cero).

Usando este mismo principio, alguien podría lanzarse desde miles de metro de altura hacia el suelo, sin paracaídas, y no morir ¿Cómo? Pues reduciendo su momemtum de manera paulatina. De hecho, eso es lo que hace el paracaídas al disminuir la velocidad de descenso.

En este video te mostramos a alguien que se lanzó desde 7.000 metros, sin paracaídas.

 

Con estos conceptos, veamos cómo funcionan algunas medidas que pueden salvarnos la vida.

Usar el cinturón de seguridad

Aunque lo hemos escuchado en reiteradas ocasiones, en algunas regiones del mundo todavía hay mucha gente que no usa el cinturón de seguridad o que se lo ajusta cuando ve a un policía. Las razones para no usar el cinturón de seguridad van desde la supuesta incomodidad que produce, hasta demostraciones de hombría que tienen que ver con retar a la autoridad o asumir riesgos.

En otros casos, hay quienes creen que el cinturón de seguridad no sirve para nada y que hasta puede ser inconveniente. Para saber por qué el cinturón de seguridad te salva la vida, ten presente lo siguiente.

¿Recuerdas qué sucede cuando vas caminando y te golpeas la cabeza con algo en el camino? Duele bastante. Pues bien, en ese caso apenas vas a una velocidad que podría llegar a los 5 kilómetros por hora. En un automóvil, a 50 kilómetros por hora ya tienes 10 veces esa velocidad. Si multiplicas esa velocidad por tu peso, podrás hacerte una idea de cuán fuerte sería una colisión con un objeto.

En un accidente de tránsito, tu cuerpo recibe una enorme descarga de energía. Si chocas contra un objeto rígido, la energía será proporcional a tu masa, la del automóvil y a la velocidad a la que transitabas. Si el otro objeto viene en movimiento, recibirás además la combinación de la relación entre su masa y su velocidad.

El cinturón de seguridad actúa entonces de tres maneras. Por una parte, al mantenerte fijado al automóvil, hace que la energía disipada en el accidente no se concentre en ti. Recuerda que a 100 kilómetros por hora, tú cuerpo tiene esa velocidad, por lo tanto, si el automóvil se detiene bruscamente tú podrías salir disparado a esa misma velocidad hasta estrellarte contra un objeto rígido.

Al mantenerte fijado al auto, la energía resultante de la colisión se distribuirá en todo el automóvil y no en ti. Adicionalmente, al permitir algo de movimiento hacia adelante, se disminuye algo del momentum que es absorbido por el sistema de compensación que tienen los cinturones de seguridad modernos.

La otra función del cinturón de seguridad, es mantenerte dentro de la cabina del vehículo. Si has entendido lo anterior, te quedará fácil comprender que es importante que la energía de un accidente la reciba el automóvil y no tú. Los vehículos están diseñados de manera que reciban la energía y se destruyan como consecuencia de ello, y no tú.

Si sales disparado de la cabina del automóvil en una colisión, la probabilidad de morir se multiplica por cuatro, ya que tu cuerpo experimentará la enorme energía liberada.

Finalmente, el cinturón de seguridad te protege contra los golpes contra la estructura del automóvil si se presenta un volcamiento. Ten presente que la superficie del asiento tiene cierta capacidad de absorber energía, así mismo, si tienes airbags, eso ayudará en las colisiones frontales o laterales, pero si te vuelcas, el techo rígido podría lesionarte seriamente. Esa es otra razón por la que conviene estar atado al asiento.

Por todo lo dicho, el cinturón de seguridad debe ser utilizado también por los pasajeros en los asientos posteriores. Si ha sido difícil que los conductores usen los cinturones de seguridad, más trabajo ha costado que los pasajeros

En el siguiente video te mostraremos imágenes reales de accidentes donde se observa qué sucede cuando no se usan cinturones de seguridad. Te advertimos que aunque las imágenes no son propiamente sangrientas, sí son bastante fuertes.

 

El uso del casco en motocicletas o bicicletas

El casco no va a evitar que salgas disparado de un vehículo con dos ruedas, sin embargo, puede salvarte la vida al proteger tu cerebro. La mayoría de casos fatales entre motociclistas y ciclistas se da por el daño al cerebro. El casco actúa como una pequeña cabina alrededor de la cabeza.

Los cascos están fabricados con materiales sintéticos con gran capacidad para absorber la energía que resulta de un choque, de manera que esta no produzca daños mayores al cerebro. Adicionalmente, los casos más nuevos protegen también el rostro, la mandíbula y la nuca.

Por las razones expuestas, no debes usar un casco cualquiera con la intención de cumplir con las normas, sino que debes usar un buen casco, que cumpla con los estándares de protección. Adicionalmente, el casco debe cambiarse o hacerse revisar si se ha estado antes en un accidente, porque los materiales se debilitan por la absorción de energía.

El siguiente video te ayudará a entender mejor esto.

El espacio es insuficiente para mostrarte más ejemplos de cómo la aplicación de principios científicos puede salvarte la vida y, al contrario, cómo corres riesgos innecesarios al no tenerlos en cuenta. Por esto, en un próximo artículo te mostraremos más de este tema.

Danos un "Me Gusta" y Sigue por Facebook nuestros posts de artículos como este.

¿Quieres saber más sobre este tema? Escríbenos

Top