Arte y Cultura

Tres libros sobre el diálogo entre ciencia y espiritualidad

9 de abril de 2018


En los grupos de debate sobre ciencia y religión en las redes sociales, abundan las posiciones superficiales, la negación del conocimiento del otro y las agresiones. En estos tres libros, podrás ver planteamientos serenos, respetuosos y de un alto valor discursivo.

La conversación entre ateos y religiosos es en principio irreconciliable, puesto que el ateísmo es precisamente la negación de un aspecto fundamental de la vida de las personas creyentes en entidades divinas.

Aunque las discrepancias entre ateos y creyentes escalan con cierta frecuencia a la agresión abierta, la realidad muestra que en el mundo seguirá habiendo personas de ambas tendencias y que lo mejor es propiciar la convivencia respetuosa.

Aclaraciones necesarias

En este artículo se prefiere la expresión espiritualidad y no religión por varias razones. La primera, tiene que ver con el reconocimiento de las personas que tienen creencias espirituales sin afiliaciones religiosas.

Lo segundo es que en los medios de comunicación, las conferencias sobre el tema y las redes sociales, la discusión se centra entre cristianos de diferentes denominaciones (católicos, evangélicos y otros), dejando de lado que existen otras formas organizadas de espiritualidad, como el budismo, con perspectivas sobre el mundo bastante diferentes a las que tradicionalmente tenemos acceso.

Los tres libros

Seguramente hay más de tres libros sobre este asunto; sin embargo, estos tres fueron leídos por el autor de este artículo por lo que honestamente se puede hacer una semblanza sobre ellos.

En qué creen los que no creen. Este libro de 1996 recoge el cruce de cartas entre Umberto Eco (¿necesita presentación?) y Carlo María Martini por esa época, Arzobispo de Milán.

Umberto Eco no es un exponente de las ciencias naturales. Su trabajo giró alrededor de la filosofía, la semiótica y la lingüística. Sin embargo, las ciencias naturales no le eran ajenas. Además, en sus novelas abordó el asunto de la tensión entre la libertad de conocer y la ortodoxia religiosa.

En el libro se abordancuestiones donde se enfrentan religión y ciencia, como el inicio de la vida. En palabras de Carlo María Martini, el objetivo del intercambio de cartas fue “establecer un terreno de discusión común entre laicos y católicos, afrontando también aquellos puntos en los que no hay consenso. Sobre todo, aquellos puntos de los que surgen incomprensiones profundas, que se traducen en conflictos en un plano político y social”.

Aunque no se abordan abiertamente las controversias en las que se dan más frecuentemente los choques entre creyentes y no creyentes, como la aparición del universo, este libro puede servir como pista de despegue para quien quiera entender mejor las perspectivas de ambas partes, en el contexto de una conversación amena y profunda.

El infinito en la palma de la mano. El monje budista MatthieuRicard, doctor en biología molecular del Instituto Pasteur e investigador de las universidades de Princeton y Berkeley, discute con TrinhXuanThuan, doctor en astrofísica de la Universidad de Princeton.

 

Para alguien apegado a la discusión entre cristianos y ateos, este libro constituye una ventana a distintas posibilidades de abordaje de estos asuntos.

Concluye TrinhXuanThuan “el budismo no solamente ha reflexionado sobre la naturaleza del mundo, sino que lo ha hecho de manera profunda y original”.

Por su parte, MatthieuRicard, plantea “muchas personas piensan que toda tentativa de acercamiento entre la ciencia y la espiritualidad está destinada al fracaso (…) Negarse a encontrar en ellos puntos en común equivale a reconocer fronteras infranqueables entre el saber y lo vivido, el sujeto y el objeto, la materia y la conciencia”.

¿Cómo habla Dios? Aunque el título podría espantar a un ateo, el libro traza una línea de racionalidad, desde la perspectiva de un científico creyente.

 

Francis S. Collins, es biólogo, médico, genetista y doctor en química de la Universidad de Yale. Fue director del muy afamado esfuerzo mundial llamado Proyecto del Genoma Humano.

El autor aborda desde una perspectiva académica y personal algunos de los puntos principales de tensión entre religión y ciencia. Llama la atención a los exponentes de ambos bandos a elevar el nivel de la discusión. Con respecto a los cristianos dice “Ahora, es una cosa de vergüenza y peligrosa que un infiel escuche a un cristiano, presumiblemente explicando el significado de la Sagrada Escritura, decir tonterías sobre estos temas (…) en el que la gente demuestra la vasta ignorancia del cristiano y se ríen de él hasta el ridículo.”

 

Imagen: ZacDurant en Unsplash

Danos un "Me Gusta" y Sigue por Facebook nuestros posts de artículos como este.

¿Quieres saber más sobre este tema? Escríbenos

Top