Ciencia y tecnología

¿Qué tanto sabes del fraude en la ciencia? Segunda parte

14 de mayo de 2018


Son muchos los casos conocidos de fraude en la ciencia y sin embargo pocos con respecto al volumen total de conocimiento producido.

En un artículo anterior (¿qué tanto sabes del fraude en la ciencia?) introdujimos este tema espinoso y prometimos presentar en una publicación siguiente, casos de personajes icónicos que incurrieron en acciones fraudulentas. Aquí están.

Isaac Newton

Isaac Newton es, en buena medida, el pilar de la ciencia moderna. Sin embargo, también fue conocido por su poca tolerancia a la crítica y por la dificultad que otros tuvieron para reproducir los resultados de sus experimentos.

Uno de los aspectos que llama la atención de sus trabajos, es la extraordinaria concordancia entre los datos que él publicó y sus hipótesis. Según su biógrafo, Richard Westfall esto se debió “al fingimiento deliberado de un grado de precisión que se hallaba mucho más de lo que él podía garantizar…”

 

Por GIPHY

Así, se ha detectado que alteró datos relativos a la velocidad del sonido y la órbita de la Luna, acomodándolos a su planteamiento teórico.

Es muy complicado entender por qué Newton recurrió a este fraude, cuando sus planteamientos eran acertados. Tal vez su  propio carácter lo traicionó, por querer intentar conclusiones que no dieran lugar a la duda.

Gregor Mendel

El padre de la genética acudió a prácticas similares a las de Newton: amañó sus datos para que corroboraran sus planteamientos teóricos. Esto fue denunciado a inicios del Siglo XX por el eminente estadístico y genetista Aymler Fisher, quien observó que la probabilidad de obtener datos tan perfectos como los de Mendel era prácticamente imposible.

A ojos de un buen observador los datos de Mendel eran extraordinariamente rigurosos, pero, eran el resultado de una selección previa de las plantas que confirmarían los planteamientos teóricos de Mendel.

Charles Darwin

 Con El origen de las especies, Darwin se erigió como una de las columnas de la ciencia. Trece años después publicó La expresión de las emociones en el hombre y los animales que fue una extensión de los principios evolutivos hacia el comportamiento.

Tuvo la novedad este libro de ser el primer texto científico en basarse en fotografías lo que además del impacto gráfico, surtía al documento con pruebas acerca de la base común de las emociones entre humanos y otras especies.

El asunto es que Darwin hizo alterar muchas de las fotografías para lograr la semejanza emocional que él quería ilustrar y no solo con retoques, sino que usó fotografías de humanos a quienes se les había aplicado estimulación eléctrica a ciertos músculos faciales. Los electrodos fueron retirados mediante alteración de las fotografías.

Arthur Stanley Eddington

Para cualquier amante de la física el apellido Eddington es familiar.A él se le atribuye el haber corroborado una predicción de Einstein: el que la luz se curva en presencia de un objeto, lo que se hace más evidente cuando ese objeto tiene una masa enorme, como una estrella.

En 1919, Eddington fue en una expedición a África donde aprovechando un eclipse fotografió la posición de las estrellas, logrando la conclusión de que su posición era consistente con la teoría de la relatividad.  Esto se consideró la confirmación de trabajo de Einstein y puso a ambos en la cúspide de la fama científica.

Por GIPHY

Lo que no se dice regularmente, es que realmente hubo dos expediciones que simultáneamente tomarían fotografías de las estrellas durante el eclipse: una en Brasil y otra en la isla de Príncipe. Eddington viajó con la segunda.

La expedición de Eddington obtuvo 16 placas, pero solamente dos eran utilizables por razones de la nubosidad en la zona, sin ser de una calidad. Las placas tomadas en Brasil (18 en total), no confirmaban la teoría de la relatividad. Eddington las descartó y basó sus conclusiones en cálculos basados en las dos placas tomadas en Príncipe que desde el punto de vista fotográfico pueden ser catalogadas como de calidad mediocre.

Conclusiones

La tendencia humana a mentir desborda los límites de actividades que tienen medios para contrarrestar el fraude.Aquí solamente se han presentado algunos casos de fraude, este expediente es mucho más voluminoso de lo que cabría en esta publicación. Sin embargo, esto no hace que toda la actividad científica sea mentirosa, ni mucho menos.

Te interesaría leer ¿puedes convertirte en un detector de mentiras?

Aunque hay mecanismos dentro de la comunidad científica diseñados para prevenirlo, esto no es suficiente y tanto en casos históricos como en casos recientes, el fraude sigue estando presente en la ciencia.

Ni la genética, ni la física, ni la astronomía han dejado de avanzar por causa de estas alteraciones de datos que parecen estar más ligadas a cuestiones de personalidad y de estructura ética, que a la dinámica de la ciencia en sí misma.

En todo caso, quienes se dedican a la ciencia y a la divulgación de los hallazgos científicos, deben redoblar su compromiso ético para reducir la frecuencia de hechos como los que aquí se mencionaron.

Documentos consulados:

Collins, H., &Pinch, T. (1996). El gólem: lo que todos deberíamos saber acerca de la ciencia. Barcelona: Crítica.

FreelandJudson, H. (2006). Anatomía del fraude científico. Barcelona: Crítica.

 

 

Imagen: Celso en Unsplash

Danos un "Me Gusta" y Sigue por Facebook nuestros posts de artículos como este.

¿Quieres saber más sobre este tema? Escríbenos

Top