Desarrollo personal

¿Renunciar al trabajo o renunciar al jefe?

5 de noviembre de 2016


Si definitivamente considera que no hay opciones para usted y que lo mejor es renunciar, intente irse de la mejor manera, tratando de dejar la mejor impresión y las puertas abiertas. Tal vez en el futuro pueda volver a ese trabajo.

Muchos varones se han visto enfrentados al dilema de renunciar o permanecer en el trabajo. Irse de un trabajo sin tener claras otras oportunidades, es algo que ocasiona temor, especialmente si se está a cargo de la familia, de deudas o de ambas.

Para algunas personas, irse del trabajo ha significado tener un sentido de la libertad y hasta de recuperar la dignidad.

Es frecuente que el causante del deseo de dejar el trabajo sea el jefe. Esto por mala dirección, malos tratos o hasta abusos.

Si usted tiene problemas con su jefe, se siente atacado sin justificación o mal dirigido en general, considere varias opciones antes de renunciar.

Lo primero es intentar no pelear con su jefe. Las peleas por lo regular agrietan más las relaciones. No solucionan los problemas.

No se llene de ideas negativas sobre su jefe. Dese la posibilidad de entender las razones de su jefe. Contemple honestamente la posibilidad de que usted deba mejorar.

Estudie la posibilidad de cambiar de área o de sección para trabajar con otro jefe.

Si definitivamente considera que no hay opciones para usted y que lo mejor es renunciar, intente irse de la mejor manera, tratando de dejar la mejor impresión y las puertas abiertas. Tal vez en el futuro pueda volver a ese trabajo.

Es muy importante tener presente que piense bien en las opciones y que cuando hable o presente su renuncia, esté convencido de ello. No use la posibilidad de renunciar como un argumento para lograr otros fines, la jugada podría salirle muy mal.

Reúnase con su jefe tranquilamente y cuéntele que va a renunciar. Explíquele las razones, evitando juicios acerca de esa persona. Proponga un plazo razonable para entregar su cargo a otra persona y agradezca la oportunidad.

Si su jefe le pide que reconsidere su renuncia y le ofrece mejoramiento en sus condiciones, pídale un día para pensarlo. Tómese ese tiempo y pondere las posibilidades.

Renunciar al trabajo puede ser un paso hacia una mejor vida, aunque haya que enfrentar circunstancias difíciles.

Danos un "Me Gusta" y Sigue por Facebook nuestros posts de artículos como este.

¿Quieres saber más sobre este tema? Escríbenos

Top