Desarrollo personal

¿Por qué debes aprender a valorarte?

1 de septiembre de 2017


La autocrítica es positiva: nos ayuda a mejorar. Pero esa autocrítica debe ser constructiva.

La persona más importante en el mundo, eres tú mismo. Esto puede sonar egoísta, pero es el inicio del conocimiento que te lleva a realizarte como persona y a ser un apoyo verdadero para los demás.

Valora lo que has logrado

Hemos aprendido a criticarnos. La autocrítica es positiva: nos ayuda a mejorar. Pero esa autocrítica debe ser constructiva. En otras palabras, la crítica hacia nosotros mismos debe comenzar y terminar por reconocer lo que hemos logrado.

La vida es difícil. Aunque vengamos al mundo en un hogar con condiciones favorables, todos afrontamos dificultades de índole distinta. Por eso, es justo que te sientas bien contigo mismo. Incluso si en este momento sientes que has fracasado, mira hacia adelante, echa mano de tu experiencia, de tu anhelo por mejorar y endereza lo que tengas que enderezar.

Desconfía de los sentimientos negativos

No aceptes los sentimientos negativos como si fueran hechos. Si tienes tendencia a ser depresivo, busca a un profesional de la salud. Si te parece que el mundo es gris y que te va a ir mal, no aceptes eso como si fuera un hecho.

No des por sentado que te va a ir mal, que los demás te detestan o que la vida es mala. Más bien, piensa que el resultado de las cosas dependerá de ti y que tu actitud positiva tendrá mucho que ver con el balance final.

Por GIPHY

Reconoce tus habilidades

¿En qué eres bueno? Si lo piensas con cuidado, verás que eres bueno en distintos aspectos de la vida ¿Quisieras ser mejor en otros? Simple: haz una lista y mira cuáles cosas tienes más al alcance de la mano. Por ejemplo, quieres ser mejor en matemáticas y te gustaría saber cocinar. Comienza por saber cocinar. Es más asequible y te dará mayor confianza.

Tal vez no seas el mejor en el deporte. No tienes por qué ser el mejor. La competencia contigo mismo puede ser suficiente para llevarte más adelante. Tal vez no seas el más inteligente, pero sí tienes la capacidad de aprender y de explotarla en tu propio beneficio.

Toma conciencia de tu propia responsabilidad

¿Quién es el responsable de tu vida? Tú mismo. Cuando eras niño, tus padres eran los principales responsables de lo que ocurriera contigo. Con el paso de los años, de manera creciente y paulatina, tú debiste ganar responsabilidad sobre tu vida.

Tomar conciencia de esto es importante, porque es común que las personas culpen a los demás acerca de lo que les sucede en la vida. Aunque vivimos en sociedad y dependemos de otros y de las circunstancias, tenemos la capacidad de darle rumbo a nuestra vida.

Elige sentirte bien

Esto suena extraño. Te han enseñado que la manera como te sientes es consecuencia de los hechos. La verdad es que los hechos externos juegan un papel en la manera cómo te sientes, pero tú puedes decidirte a sentirte bien.

Por ejemplo, si terminaste con tu pareja, puedes dejar que te invadan sentimientos de tristeza y sentir que se acaba el mundo. O puedes ver esto como una oportunidad para iniciar una relación mejor. Fíjate que con el paso del tiempo, el dolor por la pérdida pasa. Entonces no es que la pérdida fuera la causa de tu dolor, sino una reacción aprendida ante este tipo de circunstancias.

No es que las circunstancias o los demás te hagan sentir mal, es que tú te sientes mal por la manera como asumes determinadas circunstancias y lo que hacen los demás.

Por GIPHY

Entiende el valor de estar vivo

Víctor Frankl sobrevivió a un campo de concentración donde vio la peor de las miserias humanas cada día, durante tres años. Allí descubrió, al ser despojado de todo, hasta de la libertad y de la más mínima capacidad de predecir su destino inmediato, que el estar vivo era la fuente de todo el sentido de la vida.

También encontró Víctor Frankl que la actitud ante las circunstancias, es una condición en la que se expresa la capacidad del ser humano para ser libre. En otras palabras, no eres un esclavo de tus circunstancias, sino un constructor de una imagen del mundo. Si estás pasando por momentos difíciles en la vida, piensa que todo puede mejorar.

Un par de ejemplos inspiradores

Ya te hablamos de Víctor Frankl. Como él, hubo muchos que lograron sobrevivir a los campos de concentración y exterminio, y recuperaron sus vidas, rehicieron sus historias a pesar de haber padecido las mayores crueldades.

Nelson Mandela, estuvo en prisión durante 27 años. Al salir de la cárcel tenía 71 años. El tiempo en la cárcel le produjo enfermedades de las que no se recuperaría plenamente. Pero ya todos sabemos su historia: fue el primer presidente negro de Sudáfrica y un símbolo para todo el planeta.

Creer en sí mismo, aferrarse a la vida y luego tomar el control de su propio acontecer. Aun en las peores circunstancias, es posible quererse a sí mismo y lograr cosas significativas.

Por GIPHY

Danos un "Me Gusta" y Sigue por Facebook nuestros posts de artículos como este.

¿Quieres saber más sobre este tema? Escríbenos

Top