Salud

El mal genio puede matarte

25 de julio de 2017


Cuando te enojas, tu organismo libera sustancias que se relacionan con la lucha. La exposición continua a estas moléculas daña tu propio organismo.

El título parece una exageración, pero no es así. El mal genio literalmente puede dañar tu salud. Otros sinónimos del mal genio son el mal carácter o mal humor.
Aquí te mostraremos por qué el mal humor no es bueno para ti y qué hacer al respecto.

¿Tienes mal genio?

Es difícil reconocer nuestros propios defectos. Algunas personas malgeniadas tienden a pensar que los demás exageran. Sin embargo, presta atención a las siguientes preguntas:

¿Te han dicho que eres una persona con mal humor?

¿Frecuentemente te sientes enojado?

¿Te sales de casillas con cierta facilidad?

¿A veces te sientes mal porque te saliste de casillas?

Si respondiste que sí a alguna de ellas, es probable que tengas mal genio.

Por GIPHY

El enojo y tu salud

Todos tenemos justificaciones para nuestra manera de ser. Decimos que nuestro carácter lo heredamos de nuestra familia, que la gente hace las cosas mal, o simplemente que somos como somos y que no hay necesidad de cambiar. Pues bien. El mal carácter es un problema porque afecta tu salud y tu bienestar en general.

Cuando te enojas, tu organismo libera sustancias que se relacionan con la lucha. La exposición continua a estas moléculas daña tu propio organismo.
El mecanismo que se activa con la rabia, hace que se segregue cortisol, una hormona que entre otras cosas, afecta la asimilación del azúcar, aumenta la secreción de ácidos en el estómago y hace que se pierda colágeno, con implicaciones para enfermedades como la artritis.

Por lo anterior, las personas malhumoradas tienden a sufrir más por distintas dolencias, especialmente si tienen enfermedades de base. Lo más frecuente son las enfermedades cardiacas y circulatorias, pero también se asocian las digestivas, como gastritis, úlceras, colon irritable y estreñimiento. Esto sucede porque somos seres integrales. La rabia es una emoción destructiva, entonces se asocia con el daño a nuestro propio organismo. Viven más años y con mejor calidad de vida, las personas que tienen un buen sentido del humor y que se toman la vida con tranquilidad. Claro, tú podrás decir que conoces a un viejito cascarrabias que tiene un montón de años. Eso puede ser cierto, pero piensa que ese es uno entre muchos otros que no sobrevivieron.

El mal humor y tu vida social

Ser una persona malhumorada no necesariamente arruinará tu vida social, pero podrá hacerla más difícil. En un artículo titulado Las claves para ser un varón feliz, te decíamos que la clave más importante de la felicidad, tiene que ver con cultivar a tus amigos. Pues bien, las personas con mal carácter suelen entrar en disputas y poner en riesgo sus amistades. Esto sucede porque las personas de mal humor son más propensas a enfrentamientos y riñas.

Por GIPHY

La impulsividad

Es frecuente que las personas con mal genio sean impulsivas, esto, porque en momentos de rabia el procesamiento de información en el cerebro no facilita el tomar decisiones lúcidas. Es así como se actúa de formas que pueden causar daño a otros y a tu propia imagen.
Las personas impulsivas pueden llegar a ser muy destructivas; tanto, que luego el arrepentimiento puede no ser suficiente para cubrir el daño causado, ocasionando pérdidas laborales y personales.

Por GIPHY

Tu debilidad

Las personas de mal genio suelen estar más expuestos a personas dañinas. Esto porque pueden ser provocados más fácilmente por quien quiera hacerles daño, ya sea físico o exponiéndolos ante los demás. Una persona calmada tiene mejores posibilidades de manipular a quien pierde los cabales. Alguien que quiera perjudicarte puede aprovecharse de tu mal genio para sacarte de casillas y llevarte a equivocaciones.

Por GIPHY

El origen de tu mal genio

Puedes escudarte en la idea de que eres así, y punto. Estás en tu derecho, pero si prefieres llevar una vida mejor, te conviene entender que tú puedes tener un mejor carácter si así lo deseas.
El mal humor con frecuencia es el resultado de un mecanismo psicológico que tiene que ver con no aceptar la realidad ¿Te sorprende? El asunto es que de manera inconsciente reaccionas contra los demás porque no estás conforme con lo que sucede. Pero el problema radica en que no vas a cambiar nada con tu enojo.

En tu interior, lo que sucede es que sufres de frustraciones porque las cosas no satisfacen tus expectativas. Pero el mundo no va a cambiar para acomodarse a tus deseos, por lo tanto, si prefieres no intoxicarte con tu propio cortisol, puedes tomarte la vida de manera distinta. Tal vez cuando eras niño, al enojarte recibías atención y los mayores reaccionaban ante tu enojo. Ahora, cuando grande, tu enojo no agrega valor a tus acciones. Puedes lograr lo mismo y más sin recurrir a la rabia.

Por GIPHY

¿Qué hacer para cambiar?

Lo primero es darte cuenta que tu mal genio es un problema, ni más ni menos. Además, es innecesario. Tú no eres esclavo de tu carácter, puedes amoldarlo como quieras, aunque esto no es necesariamente fácil. Consigues mucho más si mantienes la calma, si controlas tu enojo. Para lograrlo, puedes hacer lo siguiente. Vigila tu respiración. Cuando estás enojado, tiendes a respirar más rápido. En un artículo anterior te explicamos una técnica de respiración que te permite tener control emocional. Esto funciona, está demostrado.

No te tomes las cosas a pecho. Las cosas tienen la trascendencia que tú les des. Ni más ni menos.

Sonríe más. Sorprende a los demás sonriendo cuando se esperaba que te enojarías. Así reconfiguras tu cerebro y tu entorno.

Si te cuesta sonreír, es preferible que calles o que abandones el lugar donde te sientes molesto, al menos mientras lograr controlar tu mal humor.

La vida es corta como para pasarla amargado. Prueba más miel de la vida, y menos hiel.

Por GIPHY

Danos un "Me Gusta" y Sigue por Facebook nuestros posts de artículos como este.

¿Quieres saber más sobre este tema? Escríbenos

Top