Salud

Los alimentos que hacen daño a tus hijos y no lo sabías

2 de abril de 2018


Una de las preocupaciones de padres y madres es darles la mejor alimentación posible a sus hijos. Con eso en mente, adquieren productos que les ofrecen suplementos en vitaminas y un alto contenido energético. La publicidad vende la idea de que estos alimentos promueven la salud y el crecimiento, pero la realidad es otra.

Científicos, especialistas en nutrición y grupos organizados de padres, están promoviendo un llamado colectivo a tomar conciencia acerca del contenido de los alimentos que se publicitan como apropiados para la alimentación infantil.

Los grupos de padres están presionando a los gobiernos para que la publicidad diga la verdad acerca de lo que contienen los productos alimenticios para niños, a pesar de que en muchos casos, estos gobiernos han permitido durante años que estas compañías operen sin mayor control.

¿Cuál es el asunto?

¿Te comerías de un solo bocado 14 cubos de azúcar? Pues bien, alguna bebidas individuales, como leches achocolatadas, contienen eso en una sola porción. Cuando tu hijo consume una de esas bebidas, un torrente de azúcar entra en su organismo con todas las consecuencias negativas que esto trae.

El consumo diario de azúcar para niños de uno a tres años debería ser por mucho de 17 gramos al día. Una sola bebida empacada puede contener tres veces eso. Es decir, que con esa única bebida le estarías dando una dosis no saludable de azúcar a tus hijos.

Además, en la preparación de muchos alimentos se usan grasas que no son saludables si se consumen frecuentemente, como el aceite de palma. Las empresas que producen alimentos con estos aceites, usan la inscripción “aceite vegetal”, lo que corresponde a la verdad, pero oculta el hecho de que no siempre se trata de aceites vegetales con bajo impacto para la salud.

Para entenderlo mejor, te presentamos el siguiente video.

Los alimentos ultraprocesados

Bajo la sospecha de contener ingredientes no saludables están los llamados alimentos ultraprocesados. Estos son aquellos productos en los cuales no es posible identificar ingredientes frescos. Dentro de esta categoría caben los productos alimenticios para bebés (compotas, papillas, por ejemplo); los cereales empacados para el desayuno; las bebidas procesadas, incluyendo los jugos o zumos empacados.

Estos alimentos, por lo regular, contienen grandes cantidades de azúcar, grasas no saludables, conservantes y colorantes artificiales.

¿Por qué se agregan ingredientes no saludables?

El azúcar se añade en grandes cantidades por una razón principal, que no es declarada ni aceptada por los productores: enganchar a los niños en el consumo de estos productos. La realidad es que el paladar infantil es muy susceptible a los productos dulces. Si una empresa vende un producto para niños con sabor dulce, es muy probable que venda más que otra que produzca el mismo alimento, pero con un perfil de sabor más discreto.

La cantidad de azúcar guarda una relación casi directa con las ventas.

Por otra parte, la adición de grasas no saludables tiene que ver con los costos de producción. El aceite de palma suele estar más disponible en el mercado internacional de grasas y es más barato.

Finalmente, los conservantes y colorantes se añaden para hacer que el producto dure más tiempo en los estantes y para hacerlo más atractivo. Hay ingredientes que cumplen las dos funciones, y pueden ser cancerígenos.

La publicidad

La publicidad de alimentos para bebés está dirigida fundamentalmente a las madres. Cuando los niños son un poco más grandes, la publicidad va directamente hacia ellos, con la idea de que el producto les traerá diversión y fortaleza. A los padres, se les vende la imagen de la salud.

Los niños pedirán una y otra vez el producto que les sepa bien, sin importar el contenido. Los padres estarán de acuerdo si piensan que el producto es saludable.

Por GIPHY

El marketing de las empresas productoras de alimentos ha creado durante décadas la imagen de que sus productos son saludables. Sin embargo, por las razones expuestas arriba, no necesariamente es así, por lo que grupos organizados alrededor del mundo están exigiendo que se someta a mayores controles la publicidad que se considera engañosa.

 ¿Qué puedes hacer?

Para disminuir el impacto de los alimentos dañinos en la vida de tus hijos, puedes considerar las siguientes conductas:

  1. Revisar los empaques de los alimentos que adquieres, verificando la cantidad de azúcar que contienen y tomar decisiones acerca de su compra, considerando el contenido.
  2. Alimentar a tu bebé únicamente con leche materna, si fuera posible hasta los seis meses. La introducción de alimentos procesados de manera temprana, expone a tus hijos a ingredientes no saludables.
  3. Evitar darles alimentos con azúcares añadidos a bebés. Te sorprendería saber que la recomendación nutricional es no darle alimentos con dulce no natural a un bebé. No los necesita.
  4. Da el ejemplo con tu propio consumo. Es importante que revises tus propios hábitos alimentarios para que tus hijos vean en ti un modelo de alimentación saludable.

Te mostramos al final, una imagen de la página hábitos, donde se resumen los posibles efectos negativos de los alimentos ultraprocesados en la salud de los niños.

 

Imagen de portada: ClemOnojeghuo en Unsplash

Danos un "Me Gusta" y Sigue por Facebook nuestros posts de artículos como este.

¿Quieres saber más sobre este tema? Escríbenos

Top