Ciencia y tecnología

Las infecciones multirresistentes

30 de marzo de 2018


El problema es muy serio y requiere conciencia personal, políticas claras de los gobiernos, recursos para el desarrollo de nuevos medicamentos y medidas de sanidad general

En la revancha de las súper bacterias, te contamos acerca de los mecanismos biológicos que están detrás de la aparición de infecciones que no pueden ser tratadas con medicamentos tradicionales. Para entender mejor este nuevo panorama, te contaremos cuáles son las enfermedades que producen estas bacterias y qué debes hacer para prevenir este problema en tu vida.

Las infecciones multirresistentes

Cada día más personas en el mundo se ven afectadas por infecciones bacterianas que no responden al tratamiento con antibióticos. Así, una infección urinaria que antes se resolvía con una ronda de antibióticos, hoy puede poner en grave riesgo la salud.

Por lo común, cuando una persona es diagnosticada con una infección, se procede al tratamiento de acuerdo con el agente infeccioso y otras consideraciones. La disponibilidad de medios de diagnóstico ayudará a identificar mejor el tipo de manejo más apropiado. Sin embargo, en muchos casos esto se descubre cuando el paciente no mejora con el tiempo.

 

Por GIPHY

En estos casos, es necesario identificar con precisión la presencia de una bacteria multirresistente, para buscar el mejor tratamiento disponible y aplicarlo con medida de urgencia.

En principio, una infección multirresistente puede darse de muchas formas. Sin embargo, hay algunas enfermedades que se están presentando con mayor frecuencia en el mundo, veamos cuáles.

Las enfermedades

La OMS publicó en 2017 un listado de bacterias multirresistentes, clasificándolas en tres categorías: críticas, elevada y media. En la primera categoría, están microorganismos que pueden causar infecciones adquiridas en hospitales y centros de ancianos. En las categorías elevada y media están las bacterias cuya resistencia viene creciendo en los últimos años y pueden afectar a grupos humanos simultáneamente, como en el caso de intoxicaciones alimentarias.

La presencia de infecciones multirresistentes varía en las distintas regiones del mundo, de acuerdo con condiciones epidemiológicas propias, así que las que siguen son solamente algunas referencias:

Tuberculosis: Esta enfermedad está presente en todo el mundo, aunque muchos países han sido eficaces en mantenerla controlada. Si bienes prevenible y tiene tratamiento, las condiciones de pobreza y los problemas para acceso a la salud hacen que al año haya unos 10 millones de enfermos y 1.5 millones de muertos por esta enfermedad.

Por GIPHY

La aparición de la tuberculosis multirresistente, se en aproximadamente 500 mil casos anuales, cifra que está en crecimiento.

Infecciones urinarias: Una bacteria muy común presente en nuestro organismo, como la Escherichia coli, puede causar infecciones urinarias muy graves. Cada vez es más frecuente en el mundo la aparición de este tipo de infecciones resistentes a los fármacos.

Infecciones de Transmisión Sexual:La gonorrea, que era tratada con facilidad con el uso de antibióticos de fácil acceso, cada vez muestra mayor resistencia a este tratamiento. Así mismo, se ha observado resistencia a la clamidiasis y la sífilis (si quieres saber más, puedes leer cuántas enfermedades de transmisión sexual hay).

Otras infecciones respiratorias: Además de la tuberculosis, se han detectado enfermedades del sistema respiratorio que no se reducen con antibióticos. Estas son más comunes por contagio en centros hospitalarios y en personas que requieren de apoyo respiratorio.

¿Cómo evitarlas?

El problema es serio y requiere conciencia personal, políticas claras de los gobiernos, recursos para el desarrollo de nuevos medicamentos y medidas de sanidad general. Entre las medidas personales para evitar estas enfermedades, están:

Lavado frecuente de manos.El lavado de manos con agua y jabón, al llegar de la calle, antes de comer, antes y después de cocinar, después de ir al baño y de usar superficies contaminadas (como teclados, pantallas táctiles y otras), es una medida altamente eficaz.

Podría pensarse que el lavado de manos no es eficaz puesto que una bacteria tan fuerte como para resistir a un antibiótico, bien podría sobrevivir al agua y al jabón, pero no es así. Primero, porque la bacteria en la piel, sin ingresar el organismo, es vulnerable al efecto del cloro residual en el agua, el cambio de acidez que produce el jabón y al efecto de arrastre del agua. No son necesarios ni recomendables los productos antibacterianos caseros (quieres saber por qué, lee este artículo).

Por GIPHY

Además, lavar las manos disminuye el riesgo de contacto con las mucosas nasales, de los ojos y otras puertas de entrada al organismo humano.

Evitar procedimientos médicos no necesarios. Tal es el caso de intervenciones estéticas invasivas, como liposucciones y otros tratamientos de tipo quirúrgico. La proliferación de procedimientos de este tipo, ha hecho aumentar la mortalidad por accidentes operatorios y también por infecciones posteriores.

Evitar las consultas hospitalarias innecesarias. Desafortunadamente, el mal funcionamiento de los sistemas de salud, hace que muchas personas acudan al servicio de urgencias en lugar de la consulta externa, exponiéndose al riesgo de contraer infecciones presentes en el medio hospitalario.

Si tienes posibilidad y no se trata de una verdadera urgencia, acude al consultorio externo, a la consulta en tu hogar o a la asesoría médica telefónica o por internet.

Usa preservativo. Como viste, las infecciones de transmisión sexual también están mostrando resistencia a los tratamientos convencionales, hasta el punto de llegar a ser letales.  El preservativo es la única opción que disminuye de manera real  el riesgo de contagio de este tipo de enfermedades.

Seguir tratamientos médicos completos. Esto incluye, evitar automedicarse, especialmente cuando se trata de antibióticos. Es muy importante mantener el tratamiento médico, aunque sea largo, complicado, y tenga algunos efectos desagradables.

Imagen: Chuttersnap en Unsplash

Algunos documentos consultados:

Alós, J.-I. (2015). Resistencia bacteriana a los antibióticos: una crisis global. Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica, 33(10), 692–699. https://doi.org/10.1016/j.eimc.2014.10.004

Fariñas, M. C., & Martínez-Martínez, L. (2013). Infecciones causadas por bacterias gramnegativas multirresistentes: enterobacterias, Pseudomonas aeruginosa, Acinetobacter baumannii y otros bacilos gramnegativos no fermentadores. Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica, 31(6), 402–409. https://doi.org/10.1016/j.eimc.2013.03.016

OMS (2017). La OMS publica la lista de las bacterias para las que se necesitan urgentemente nuevos antibióticos. Comunicado de Prensa. OMS: Ginebra.

 

 

Danos un "Me Gusta" y Sigue por Facebook nuestros posts de artículos como este.

¿Quieres saber más sobre este tema? Escríbenos

Top