Relaciones de Pareja y sexo

La celotipia: la enfermedad del control

19 de enero de 2018


La persona celosa tiene la idea persistente de que su pareja puede serle infiel y la necesidad de prevenirlo constantemente.

Hay varias características de una persona celosa: por una parte, la necesidad por controlar la vida de su pareja y por otra, la constante negación de ese comportamiento.

¿Qué es la celotipia?

Una persona promedio puede sentir celos por una situación específica o por otra persona específica. Los celos, por si hace falta alguna definición, son una sensación molesta causada por la idea de que tu pareja puede sentirse atraída por otro individuo. Biológicamente estamos programados para defender a nuestra pareja de la intrusión de otros pretendientes.

 

Por GIPHY

En el caso de la celotipia, se trata de una conducta que puede clasificarse como obsesiva compulsiva y en algunos casos, delirante. El componente compulsivo es el comportamiento constante expresado en llamadas, llegadas imprevistas al lugar donde está la pareja para verificar su comportamiento; y el componente delirante, en la insistencia en encontrar pruebas muy elaboradas y artificiosas acerca de la infidelidad, aun cuando esta no existe.

En la nueva clasificación de enfermedades mentales (DSM-V), aparece como celos obsesivos. En la clasificación anterior, aparece como un trastorno delirante. Sea como sea, es una forma de alteración mental que causa daño tanto a la persona obsesiva, como a su pareja.

Aunque la celotipia se presenta tanto en hombre como en mujeres, es más frecuente en hombres. Además, es frecuente que la persona celosa sea dada a la infidelidad.

¿Cómo se manifiesta?

Se deduce de los párrafos anteriores que la celotipia se manifiesta, por parte de la persona celosa en pensamientos constantes acerca de su pareja, sobre qué está haciendo, con quién habla y de qué.

En el caso de los hombres, la celotipia va acompañada de actitudes típicamente machistas, asociadas a un control férreo de la vida de la pareja. Cuando es posible, la persona celosa restringe a su pareja la libertad económica, los medios de locomoción y de comunicación, para limitar sus oportunidades de intercambio con potenciales rivales.También, es frecuente que la persona celosa intente o logre convencer a su pareja de que sus celos son expresión de un amor muy profundo.

Los celos patológicos también van de la mano con agresión psicológica, verbal y física. Abiertamente o en la intimidad, la persona objeto de los celos es sometida a presión psicológica, horarios, interrogatorio y registro de sus pertenencias, entre otras acciones de control.

Las consecuencias

Aunque una pareja puede acomodarse a una situación donde ambos son celosos o una persona es considerablemente más celosa que la otra, se trata de un equilibrio frágil, a costa del maltrato de una persona por la otra. En una pareja que vive esta situación, nunca habrá completa paz y armonía, porque quien sufre de celos no encontrará apaciguamiento completo.

La razón para lo dicho es que los celos habitan en la mente de la persona celosa y dependen solo parcialmente del comportamiento de su pareja. La persona celosa no encuentra tranquilidad en su vida. Responde automáticamente su deficiencia, aliviando momentáneamente su estrés. Este es un ciclo que nunca termina en su vida. La persona con celos excesivos difícilmente cambiará por su propia cuenta.

Los celos excesivos son una forma de violencia, pues involucran el intento abusivo de control de la mente y las acciones de la otra persona. Por lo anterior, la persona objeto de los celos puede sobrellevar la situación, en desmedro de su propia salud y de su propia libertad.

Debido a que hoy en diferentes sistemas legales del mundo se considera como una forma de maltrato intrafamiliar, el control de la vida de la pareja, esto se constituye en una causa legítima de divorcio y en una base para demandas de carácter penal y civil.

Por otra parte, los hijos que crecen en parejas donde se dan situaciones como las descritas, tienden a desarrollar comportamientos similares.

¿Qué hacer?

Por GIPHY

La estabilidad en las relaciones de pareja no se basa en el control de la contraparte, sino en la confianza. Existe la idea popular de que los celos guardan relación con el amor. Realmente, se puede amar sin la carga de los celos.

Los celos excesivos son una forma de trastorno mental y, como tal, requieren tratamiento. De manera interesante, los celos obsesivos responden bien a cierto tipo de medicamentos y a psicoterapia. Sin embargo, la persona celosa tenderá a expresar resistencia a recibir tratamiento.

En muchos casos, los eventos de agresión en la pareja, abren la puerta a un tratamiento. Es frecuente que el agresor acepte el tratamiento, pero lo abandone una vez se restablezca la relación de pareja.

Si vives con una persona celosa, no te llames a engaños: su comportamiento volverá a ser el mismo con el paso del tiempo, a menos que se mantenga el tratamiento necesario para erradicar los celos.

Algunos artículos consultados.

Bendixen, M; Ottesen, L., Buss, D (2015) Jealousy: Evidence of strong sex differences using both forced choice and continuous measure paradigms. Personality and Individual Differences.Volume 86, November 2015, Pages 212-216.

Echeburúa, Enrique, & Amor, Pedro Javier. (2016). Hombres violentos contra la pareja: ¿tienen un trastorno mental y requieren tratamiento psicológico? Terapia psicológica, 34(1), 31-40. https://dx.doi.org/10.4067/S0718-48082016000100004

 

Danos un "Me Gusta" y Sigue por Facebook nuestros posts de artículos como este.

¿Quieres saber más sobre este tema? Escríbenos

Top