Desarrollo personal

Incrementar tu capital social te hace fuerte

27 de julio de 2017


Las ventajas de tener un gran capital social es que te sentirás acompañado; tendrás apoyo cuando estés en problemas o quieras emprender un proyecto.

Tal vez no tengas conciencia del capital más importante que posees. Puede ser más importante que tus bienes materiales, que el dinero que tengas en bancos o inversiones. El capital social es tu conjunto de relaciones sociales.

Podría parecerte que, aunque las relaciones sociales son valiosas, no lo son tanto porque no puedes ponerles un precio. Pues bien, aunque no puedas dar un valor monetario a tus relaciones sociales, buena parte de lo que posees se lo debes a esas redes.

Reconociendo tu capital social

En tu vida cotidiana tienes diferentes tipos de intercambios con distintas personas. Con cada una de ellas tienes algún tipo de relación que puede ser muy constante. Por ejemplo, es posible que veas con frecuencia a quienes venden productos de consumo común, como alimentos, bebidas, productos de aseo.

Por supuesto, tendrás contacto con mayor frecuencia con amigos y familiares.  Pues bien, todos esos intercambios conforman redes invisibles en las que se intercambia información y favores. También puede ser vista como el intercambio de colaboración entre personas que tiene algún tipo de relación.

Como puedes inferir de lo ya dicho, las ventajas de tener un gran capital social es que te sentirás acompañado; tendrás apoyo cuando estés en problemas o quieras emprender un proyecto; conseguirás más y mejores oportunidades laborales fácilmente, entre otros beneficios.

Por GIPHY

El funcionamiento del capital social

Tu capital social puede ser muy grande o muy pequeño. El tamaño de tu capital social se expresa en la cantidad de personas que están dispuestas a hacerte un favor. Estos favores pueden ser de poco impacto, o muy grandes, como ayudarte a conseguir empleo.

Si, por ejemplo, eres muy amigo del hijo de un empresario, es posible que el hijo del empresario te recomiende para un cargo en la empresa de su padre.
El capital social no se refiere únicamente a intercambios profesionales o económicos, también a asuntos de carácter emocional. Por ejemplo, cuando atraviesas por un momento difícil, tu red social puede apoyarte emocionalmente, haciéndote sentir que le importas a otros.

Una característica del capital social, es que cuando entras en contacto con una persona, lo haces también con su red social. Por tal razón, tus hijos y demás familiares pueden heredar tu red social. Si esta aporta positivamente a tu vida, puede aportar positivamente a la vida de tus familiares.
El capital social crece, en la medida en que inviertes en hacerlo crecer. A continuación te mostramos cómo.

Por GIPHY

Haciendo crecer tu capital social

El capital social está representado en la disposición que tienen los miembros de tu red social para ayudarte. Esa disposición sube o baja dependiendo de cuánto aportes tú a tu red. Es decir, es mucho más probable que recibas algo de tu red social si tú haces cosas por tu red social.
Para hacer crecer tu capital social, preocúpate por tener buenas relaciones con tus familiares, amigos y compañeros de trabajo.

Por GIPHY

Asiste a reuniones sociales. Acompaña a tus conocidos en situaciones difíciles, como los eventos alrededor de la muerte de seres queridos (te puede interesar enfrentando la pérdida de un ser querido.)

Es posible que te dé cierta pereza asistir a eventos como velorios o sepelios o, en general, que no le des mucha importancia a las actividades sociales. Sin embargo, el capital social crece así.

Muéstrate amable y positivo. Trata bien a las personas a tu alrededor. Actúa con cordialidad y amabilidad. Ten palabras positivas al referirte a los demás.

Llama a tus amigos y familiares. Los seres humanos somos sociables por naturaleza y buena parte de la socialización se da a partir de la comunicación directa. Dedícales llamadas a tus familiares y a tus amigos. Así es más probable que te tengan presente cuando puedan hacer algo por ti.

Reconoce tus errores. Así como se puede aumentar el capital social, también puedes disminuir tu capital social si fallas al ayudar a otro o si afectas negativamente a algún miembro de tu red. Cuando cometas errores, reconócelo y si es posible, haz algo para reparar tu error.

No le des mayor trascendencia a los errores de los demás. En otras palabras, no seas rencoroso. No prestes atención a ofensas verbales. Aprende a no darle importancia a personas molestas. Piensa que esas personas tienen también sus propias redes y que no interesa perder ese capital.

Sé genuino. Lo que te planteamos aquí será mucho mejor si lo haces de manera auténtica. Haz algo por los demás sin esperar retribución, aunque tengas conciencia de que esa retribución vendrá de un modo o de otro.

Te dejamos este video donde se explica de manera sencilla, qué es el capital social y cómo fortalecerlo.

Danos un "Me Gusta" y Sigue por Facebook nuestros posts de artículos como este.

¿Quieres saber más sobre este tema? Escríbenos

Top