Te lo explicamos

¿De dónde vienen las teorías actuales de conspiración?

21 de marzo de 2018


En los últimos años pareciera darse un auge de las creencias en conspiraciones mundiales. Hoy es común escuchar a gente corriente referirse a Los illuminati, los templarios y otras sociedades secretas, como responsables de acciones encubiertas para dominar el mundo. Otros, dicen que los grandes líderes mundiales son en realidad reptiles que se alimentan literalmente de humanos.

En principio, si fueran secretos los planes de estas supuestas sociedades oscuras, parece que ya son un fracaso, porque abundan referencias a ellos en las redes sociales. Sin embargo, es frecuente encontrar grupos, páginas de internet y libros dedicados a estos asuntos.

¿De dónde viene esta oleada de teorías de la conspiración? En este artículo haremos un nuevo análisis sobre esta cuestión. Ya antes habíamos publicado acerca de los mitos y creencias extrañas que pululan en la actualidad. También habíamos presentado nuestro estudio acerca de las fuentes de estas ideas extrañas. Siguiendo este hilo, vamos a mostrarte algunas de las raíces de este renacer de las teorías conspirativas, intentando explicar el porqué de su renovada vigencia.

La cultura popular: el valor de un libro

Un libro y un autor en particular, marcan una nueva era en las ideas conspirativas. Dan Brown publicó en 2003 el Código Da Vinci. Éxito mundial en ventas, reforzadas luego por más libros y películas basadas en el autor.

 

Por GIPHY

En el libro mencionado, Brown trae al gran público la idea de que el Opus Dei, el Priorato de Sion y los templarios, están envueltos en una trama para ocultar secretos a la humanidad entera.

Posteriormente, en Ángeles y Demonios, trae a escena a los illuminati, mostrándolos también como una sociedad cerrada, con mucho poder y poseedora de secretos inconfesables.

Aunque el nivel de lectura en los países hispanoparlantes no es igual en todos los países, podría decirse que es relativamente bajo. Sin embargo, la ficción escrita por Dan Brown ha llegado sin mayores filtros a un público ávido de estas ideas que en la mayoría de los casos recibe la información de manera superficial, mediante las redes sociales.

Precisamente, en las redes sociales puede constatarse que muchas personas hablan de conspiraciones judías, masónicas, illuminati o del Opus Dei, sin tener mayor idea de lo que son los unos o los otros.

Puede más el encanto de las teorías conspirativas que la racionalidad. Los amantes de estas ideas no parecen muy interesados en conocer la historia. Además, detrás de los libros sobre conspiraciones, vienen otros que aprovechan las ideas de moda para obtener provecho, veamos quienes.

La televisión basura

Es curioso que History Channel, un canal que debería dedicarse a la historia, sobre bases serias, dedique tanto espacio a programas sobre conspiraciones. En el enredo de esos shows televisivos, cualquier cosa es prueba de cualquier otra.

Siguiendo la pista a lo que aparece en las redes sociales, personajes como Giorgio Tsoukalos, se convierten en los gurúes que orientan la opinión acerca de la existencia de cosas que no habíamos visto antes y que gracias a ellos nos son reveladas. Eso sí, a pesar de las conspiraciones que pretenden apartarnos de la verdad.

Como te habíamos mostrado en mitos contemporáneos ¿por qué hay quienes creen en ellos?, detrás de esta promoción de las ideas conspirativas, hay jugosos negocios que se derivan de la venta de libros, televisión y conferencias.

Ningún estudioso serio le dedica tiempo a este tipo de televisión, pero dado el impacto masivo que está teniendo, hay quienes se han tomado el trabajo de desmentir a estos portavoces de la conspiración, como en el caso del video que te mostramos a continuación.

 

Las celebridades

Para bien o para mal las estrellas del mundo del cine, la música y a televisión, tienen influencia en el pensamiento popular. Tiene cierta resonancia que la rapera M.I.A diga que Google y Facebook son proyectos de la CIA, que JimCarrey sostenga que las vacunas nos envenenan o que Kanye West afirme que el Sida es una creación del gobierno de Estados Unidos para matar a personas gay o afro.

Las celebridades tienen cierta ascendencia sobre lo que la gente hace en su vida cotidiana, así que no es extraño que también difundan ideas de conspiración queriéndolo o no.

Por GIPHY

 

La política

El mundo está muy afectado por la polarización política y aunque no parezca obvio, esto abona el terreno para las teorías conspirativas. Las divisiones políticas se alimentan, en parte, del temor a los que son diferentes, de identificar un enemigo, de producir miedo.

Un ejemplo de esto se da cuando el presidente de los Estados Unidos de América dice que el calentamiento global es una invención de los chinos para atacar el estilo de vida americano, o cuando los activistas políticos de bandos de derecha o izquierda, inventan conspiraciones que atribuyen a sus contradictores.

Hoy, cuando persisten las tensiones entre Estados Unidos, China y Rusia, cuando oriente medio sigue siendo escenario de enfrentamientos, también se acrecientan los choques sociales por la migración y el nacionalismo. Atribuirle a ese otro al que se teme ser parte de una conspiración, es casi natural y explotado de manera subrepticia o abierta por parte de los políticos.

El impacto de todo esto

Las teorías de conspiración son, en su mayoría, falsas y alimentadas por quienes hacen de esto su negocio personal o su causa política (que a la larga también puede ser un negocio). El resultado es, por una parte, la profundización de creencias populares alejadas de la ciencia, con consecuencias como la renuncia a tratamientos médicos y tecnologías productivas.

Adicionalmente, las ideas conspirativas aumentan los temores entre grupos humanos, creando más distancia y haciendo más difícil la solidaridad entre los pueblos.

Imagen: Warren Wong en Unsplash

Algunas publicaciones consultadas:

Douglas, K. M., Sutton, R. M., &Cichocka, A. (2017). The Psychology of Conspiracy Theories. Current Directions in Psychological Science, 26(6), 538–542. https://doi.org/10.1177/0963721417718261

Stern, Lindsay; Munyon, Kendal; and Davis, Hunter, “The Impact of Celebrity Endorsement of a Conspiracy Theory on the Media Consumers” (2017). Student Research Day Abstracts and Posters. 259.

vanProoijen, J.-W., Krouwel, A. P. M., &Pollet, T. V. (2015). Political Extremism Predicts Belief in Conspiracy Theories. Social Psychological and PersonalityScience, 6(5), 570–578. https://doi.org/10.1177/1948550614567356

Danos un "Me Gusta" y Sigue por Facebook nuestros posts de artículos como este.

¿Quieres saber más sobre este tema? Escríbenos

Top