Familia y crianza

El dilema familiar por el abuso sexual infantil

16 de febrero de 2018


Este artículo puede tener contenido que afecte tu sensibilidad. Está basado en el análisis de una situación dolorosa, pero real. Te recomendamos apoyo profesional si estás pasando por alguna situación relacionada con el asunto que aquí vamos a desarrollar.

¿Cuál podría ser el dilema familiar por el abuso sexual infantil? Pues, que lamentablemente un porcentaje importante de estas agresiones sucede en el hogar. En suma, la mayor parte del abuso sexual es cometido por personas de la familia o cercanos a ella, como amigos y conocidos.

Las estadísticas varían de país a país. Según la organización univie, en el 90% de los casos el autor de la agresión es un pariente. Por otra parte diferentes fuentes estadísticas confirman que el hogar es el lugar donde ocurre la violencia sexual, en general, y en particular contra los niños y las niñas (ver referencias al final del artículo).

En este artículo abordaremos este tema complejo y en unapublicación siguiente,trataremos el asunto de la pedofilia.

La forma del dilema

Por GIPHY

Siendo un hecho real el que la mayoría del abuso sexual a menores de edad sucede en el hogar, el dilema radica en cómo lograr equilibrio entre la debida protección a tu hijo, sin generar dificultades con tu familia.

Nadie quiere pensar que el propio padre de su hijo, su abuelo o tío, puedan ser agresores sexuales. Pero sucede y con pensar que esto puede pasar en nuestra familia, no eliminaremos el riesgo, si es que existe.

Por supuesto, no es que en todas las familias haya violadores de niños, sino que donde hay niños abusados sexualmente, por lo regular el responsable es un familiar.

Esta situación debe resolverse en un equilibrio entre el cuidado de tus hijos y la confianza en tus familiares. Para lograr ese equilibrio, es necesario que tengas claridad sobre lo que es el abuso y cómo prevenirlo, incluyendo a tu familia en el asunto.

Podrías pensar que una manera aumentar tus precauciones, es contar con un perfil del abusador. Desafortunadamente, no hay un perfil claro de los abusadores sexuales.

Las diferentes formas de abuso sexual

El abuso sexual infantil puede tomar diferentes formas. En general, puede definirse como cualquier conducta en la que un menor de edad es sometido a estimulación sexual, o en la que otra persona obtiene estimulación sexual por parte del menor de edad.

Es muy importante puntualizar dos asuntos: primero, que el niño o la niña, antes de cierta edad no están en condiciones de consentir una relación sexual, mucho menos si esta se da con un familiar cercano. El límite de edad que habilita el consentimiento, está definido en la leyes nacionales, y sobre eso hicimos una exposición en el artículo sexo sin consentimiento es un delito y puedes ir a prisión si no lo identificas.

Lo segundo es que el abusador sexual puede ser otro menor de edad. A veces los padres descartan la posibilidad de que el abuso sexual provenga de otros niños, pero primos, hermanos y amigos, pueden ser agresores sexuales.

Las diferentes formas de abuso sexual, además de las agresiones que incluyen sexo coital, son:

  • Toques, caricias y besos inapropiados.
  • Exposición a pornografía.
  • Toma de imágenes del niño o la niña desnudos, con fines de estimulación sexual.
  • Exposición de desnudez, sin justificación.
  • Explotación sexual del menor de edad.

En la vida familiar cotidiana, es posible que el niño o la niña vean a sus padres desnudos, o que se bañe con sus padres. Esto en principio no es problemático y no tiene efectos negativos. En cambio, las situaciones de abuso implican que el agresor toma ventaja y busca su satisfacción, afectando psicológica y físicamente al agredido.

Cómo resolver el dilema

Por GIPHY

Puede ser incómodo tomar precauciones con la propia familia. Sin embargo, el inicio de la solución pasa por entender que debe ponerse en primer lugar la protección de los niños y de las niñas. Es muy importante incorporar las precauciones al abuso sexual, como otras precauciones que tomas en tu vida en favor de tus hijos. Es decir, debe ser algo natural para ti, así tus familiares también podrán acercarse a verlo así.

Con el paso del tiempo, tu experiencia en la crianza te ayudará a manejar las situaciones con naturalidad. Por ejemplo, si vas a la casa de un vecino o de una familiar, y otro niño invita a tu hijo a ir a un cuarto a jugar, puedes tomar la decisión de permitirlo o no. Si lo haces, puedes ir a los pocos minutos de iniciar el juego, de manera natural a ver lo que hace tu hijo. No lo presentes como que estás supervisando al otro, sino como parte de tu comportamiento rutinario.

La familia está llamada a entender la actitud del padre, o de la madre, que se preocupan por la seguridad de sus hijos.

Así las cosas, la prevención del abuso sexual implica evitar la situación en que tu hijo se queda sin supervisión tuya, con niños mayores que él, con amigos o familiares, especialmente cuando esto sucede con la puerta cerrada o de noche.

Cuenta mucho que eduques a tu hijo, desde pequeño, en el cuidado de su propio cuerpo, indicándole qué partes de su cuerpo no deben ser tocados por nadie y que debe mantener su ropa puesta, salvo a la hora del baño, el cambio de ropa o cuando sus padres los autoricen.Así mismo, enséñale a tu hijo a contarte si alguien lo toca en sus partes íntimas, lo molesta físicamente o intenta quitarle la ropa.

El otro factor de importancia es que le creas a tu hijo cuando te cuente de un incidente que afecte su integridad sexual. Es posible que un niño no diga la verdad, pero si le enseñas a tu hijo que te cuente lo que le pasa, créele.

¿Qué hacer en caso de abuso?

En un artículo anterior, te contamos qué hace en caso de abuso a tu hijo, aunque su enfoque iba dirigido a cualquier forma agresión (ver artículo aquí).

Algunas recomendaciones puntuales son: que no reacciones impulsivamente. Si antes has educado a tu hijo para prevenir el abuso, es posible que esto no se haya consumado y lo que debes lograr es minimizar el daño a tu hijo.

No debes intentar retaliaciones por tu cuenta. Si actúas contra el probable agresor, podrías agravar los problemas. Lo que corresponde es solicitar ayuda a las autoridades y llevar el caso hasta donde lo conduzcan las consecuencias legales.

Lo peor que puedes hacer es negarte al cauce legal por tratarse de un familiar o amigo. Es posible que los padres prefieran evitar más problemas con la familia, pero eso es una mala decisión, porque quien intentó o consumó el abuso contra tu hijo, puede hacerlo con otros niños.

Si tienes dudas sobre esto o requieres información adicional, escríbenos por medio del enlace de más abajo.

Algunos documentos consultados:

Devries K, Knight L, Petzold M, et al Who perpetrates violence against children? A systematic analysis of age-specific and sex-specific data

BMJ Paediatrics Open 2018;2:e000180. doi: 10.1136/bmjpo-2017-000180

Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses. Forensis. Datos para la vida. 2016.

Danos un "Me Gusta" y Sigue por Facebook nuestros posts de artículos como este.

¿Quieres saber más sobre este tema? Escríbenos

Top