Estilo de vida

Cuando la religión es algo positivo

20 de noviembre de 2017


Con independencia de la posición que se tenga acerca de la religión, este es un asunto importante en la vida de las personas y causa frecuente de tensión entre miembros de la comunidad, familiares y amigos.

 

Con este par de artículos, no pretendemos tomar partido por ninguna creencia en particular, sino mostrar las posibilidades así como los problemas que representa la afiliación religiosa.

Antes de continuar, propondremos un par de diferencias importantes.

Religión y espiritualidad

Una cosa es tener una creencia espiritual, como creer que existe un dios y ordenar la vida en tal sentido y otra cosa tener una religión. Las personas religiosas serían aquellas más dadas al rito y al dogma.

 

Por GIPHY

Las personas espirituales tenderían a promover la comunión, a cultivar experiencias de tipo trascendente y a apaciguar su carácter. Por otra parte, una de las cosas que genera más disonancia, es que las personas religiosas pueden ser conflictivas y deshonestas. Esto se hace más chocante cuando tales actitudes provienen de los líderes religiosos.

Por supuesto, pueden existir personas religiosas y espirituales a la vez; es decir, quienes combinen su práctica ritual con una manera de vivir que busca la armonía como principio de la existencia.

Religiosidad intrínseca y religión extrínseca

Investigaciones sobre la religión, entre ellas las realizadas por la Universidad de Duke, muestran que hay en esencia dos tipos de orientación religiosa. La orientación intrínseca, es propia de aquellas personas que, podría decirse, viven su fe. Son quienes apropian los principios de su creencia en las esferas más importantes de su vida.

Por su parte, quienes tienen una orientación extrínseca con respecto a la religión, son quienes tienen a su dios principalmente como un solucionador de problemas. Esto quiere decir que acuden a su dios como una especie de protector alcahueta, pero no son realmente fieles a los preceptos de la religión a la que dicen pertenecer.

En otras palabras, quienes tienen una orientación extrínseca son más dados a una religión superficial y a mostrarse fieles a sus creencias cuando están en apuros. El resto del tiempo, viven de espaldas a los mandatos de la religión a la que dicen pertenecer.

Cuando la religión es algo positivo

Sea que practiquemos una religión o no, este es asunto que toca la vida de todos, de una manera o de otra. La religión tiene el potencial de acercar a las personas y promover valores. Para que esto sea así, es importante que se den estas condiciones:

Por GIPHY

Ser coherente. En algunas religiones hablan del testimonio que se da con el comportamiento, más que con las palabras. Es de gran relevancia ser coherente entre aquello que se dice y lo que se hace.

Promover la convivencia. Es importante entender que hay muchas religiones y que buena parte de los adeptos a cada una de ellas, están convencidos de que su religión es la única y verdadera. También hay personas que no creen en religiones. Las leyes modernas protegen la libertad de cultos, de tal forma que es un deber respetar las distintas expresiones religiosas.

Encontrar ayuda. Una de las cosas más positivas de la religión es que siempre es posible sentirse apoyado, ya sea por la entidad divina o por tus copartidarios religiosos. Perteneciendo a una religión puedes percibir que no estás solo, que siempre puedes acudir a tu dios o a tus correligionarios, en momentos de necesidad.

Tener tranquilidad. En términos religiosos se habla de paz interior. Esto quiere decir que a pesar de las circunstancias de la vida, hay una sensación de tranquilidad que deviene de la creencia espiritual.

Encontrar sentido a la vida. Esto no es exclusivo de las personas creyentes, pero sí es un hecho que la religión ayuda a darle un sentido a la vida, a las dificultades que acontecen y a la misma muerte. Este es tal vez el elemento más poderoso y unificador de la religión.

Hacer el bien. Como consecuencia de lo anterior, las personas con creencias religiosas o dadas a la espiritualidad pueden ser muy positivas para una comunidad, haciendo el bien a los demás y a sí mismos. La solidaridad con personas ajenas a su religión, es una marca de quienes irradian lo positivo de sus creencias.

Cuando la religión es algo negativo

Por cuestiones de espacio, dejaremos el lado negativo de la religión para un próximo artículo, esto con el propósito de poder desarrollar de manera apropiada y respetuosa estas ideas.

 

 

Danos un "Me Gusta" y Sigue por Facebook nuestros posts de artículos como este.

¿Quieres saber más sobre este tema? Escríbenos

Top