Emprendimiento y Dinero

Construyendo tu libertad económica

10 de noviembre de 2017


Pesa sobre nuestros hombros la carga de tener que producir dinero, toda la vida. Y entre más dinero tenemos, menos parece alcanzar ¿Solamente los muy millonarios podrían sentirse libres económicamente?

Es un hecho que la forma como está construida la sociedad, nos somete a entregarle buen parte de nuestra vida al trabajo. Antes de eso, nos toca estudiar para aspirar a tener trabajos en los que se nos pague mejor. El propósito de trabajar y ganar más dinero es poder pagar por los artículos y experiencias que deberían darnos felicidad. Sin embargo, la felicidad puede ser muy esquiva y en su lugar, podríamos encontrar una vida plena de esfuerzo y escasa de satisfacción.

La libertad económica puede ser un componente importante de tu bienestar ¿Cómo lograrla? Es un asunto de decisiones personales al que podrían ayudar estas claves.

 

Por GIPHY

Primero ¿Qué es la libertad económica?

El concepto de libertad económica tiene varios componentes. En este caso, trataremos como iguales, la libertad y la independencia económica. El primero, es contar con un ingreso regular que garantice el acceso a un nivel de vida digno. Entender esto es el principio de todo, porque si crees que la independencia económica se logra cuando puedes adquirir lujos, estás renunciando a la posibilidad de ser libre, puesto que te estás atando a esos bienes materiales.

Lo segundo es que ese ingreso provenga de una fuente propia, no de préstamos o de aportes de otras personas. La cuestión es que una economía personal basada en préstamos es insostenible (puedes leer hasta dónde es sano endeudarse)  y la dependencia de otras personas nos hace vulnerables a las decisiones y hasta a la suerte que corran esos terceros.

Adicionalmente, la dependencia económica debe permitirnos vivir cómodamente aunque dejemos de trabajar. Esto es, cuando envejezcamos o si enfermamos. Esto lo conseguiremos con planes de pensión o por medio de seguros, pero hay otros caminos.

¿Cómo lograrla?

En el concepto mismo de independencia económica están contenidas las claves para alcanzarla. Todas estas claves tienen que ver con reconocer que la falta de libertad económica es algo que principalmente tú construyes, siguiendo formas de vida que tú decides seguir.

Valora la vida sencilla

Al final de cuentas, lo que todas las personas quieren es vivir más tiempo, siendo felices. Cualquier otra fórmula es insatisfactoria: ser feliz pero vivir poco, o vivir mucho sin tener felicidad.

Habrás escuchado miles de veces que el dinero o los bienes materiales no compran la felicidad, y es cierto.

Buena parte de la libertad económica no radica en cuánto ganas, sino en cuánto gastas para tener eso que crees, erróneamente, que te dará la felicidad. Puedes vivir con menos cosas y encontrar satisfacción en las cosas sencillas.

Gasta racionalmente

Siempre habrá una mejor marca de algo: de bebidas, de relojes, de ropa, de automóviles. Especialmente en América Latina, nos han llenado la cabeza con la idea de que se necesita una gran cantidad de ropa, y de ciertas marcas, para estar bien vestido. Esto es falso. Hemos admitido que se nos explote para enriquecer a los dueños de estas industrias.

 

Por GIPHY

Uno de los conceptos más importantes en el corazón de la libertad económica, es que no tienes por qué dar tu dinero, que te ha costado tanto esfuerzo, a quienes te venden solamente una marca. En el mundo de hoy, cada vez se hace más notorio que las personas valen por lo que piensan y por lo que saben hacer, más que por lo que llevan puesto.

Tal vez añores ir a restaurantes caros y vivir frecuentemente la experiencia que ello representa. Para decirte la verdad, muchas veces, muy frecuentemente, en los restaurantes caros no se come tan bien como en esos lugares populares y baratos donde te dan sabores auténticos a buenos precios.

Te puede interesar este artículo, sobre cómo somos llevados a comprar cosas que no necesitamos.

Ahorra e invierte

Dedica un porcentaje de tus ingresos a ahorrar ¿Para qué? Para que dependas menos del crédito y puedas apalancar gastos mayores que quieras hacer. Si quieres viajar o comprar algo para ti, puedes programarte con el ahorro. Eso sí, te recomendamos que gastes especialmente en tener experiencias que te dejen recuerdos, antes que en artículos de lujo.

Ese automóvil caro con el que sueñas, o ese aparato, en un par de años no valdrán nada, pero a ti como ser humano se te pasa el tiempo. El tiempo es limitado. Llena tu vida de buenos recuerdos, de experiencias que te hagan una persona más completa y que te hagan reír.

Si se te presenta la oportunidad, levanta tu propio negocio. Ten presente que un negocio demanda esfuerzo y que es muy probable que el éxito demore en llegar. Si quieres saber más sobre esto, te puede interesar este artículo.

Con estas reflexiones cerramos este artículo. Recuerda, tu sensatez será lo que te lleve a la libertad económica.

Por GIPHY

Danos un "Me Gusta" y Sigue por Facebook nuestros posts de artículos como este.

¿Quieres saber más sobre este tema? Escríbenos

Top