Desarrollo personal

¿Cómo finalizar las tareas sin procrastinar?

21 de agosto de 2017


Aunque tengamos proyectos importantes que empezar, tendemos a postergar eso a cambio de actividades más placenteras.

Confieso que he adquirido el hábito de hacer cosas menos importantes y aplazar las realmente productivas, incluso siendo consciente de esto y antes de empezar a investigar acerca de cómo podría vencer este mal habito, me descubrí leyendo otros artículos interesantes pero que no servían para mi propósito.

Aunque tengamos proyectos importantes que empezar o tareas por entregar, tendemos a postergar eso a cambio de actividades más placenteras. Esto se conoce como procrastinar. La procrastinación puede afectar tu productividad y reducir la calidad de tu trabajo y por ende, tus resultados.

El aplazar las actividades importantes es más común de lo que nos imaginamos, siempre hay una excusa, desde hacer las cosas supuestamente urgentes primero, hasta el miedo de salir de nuestra zona de confort. Todos alguna vez hemos pasado por esto y tengo varios conocidos que son procrastinadores profesionales. La culpa es de nuestro cerebro que es experto en hallar excusas o justificaciones para aplazar las cosas, desde el “mañana empiezo” hasta “aun no estoy listo para eso”.

¿Cómo disciplinar la mente?

Lo primero que debemos hacer para evitar que nuestra propia mente robe nuestro tiempo, es entender que nuestro pensamiento es muy poderoso y experto en justificar el dejar para mañana lo que debemos hacer ya. Existen diversos métodos para disciplinar la mente. No pretendo decir que los métodos que te quiero indicar son la panacea y por lo tanto infalibles, pero podrían ser de gran ayuda.

Por GIPHY

Dividir el objetivo en pequeños objetivos

Nuestro deseo siempre es conseguir los grandes resultados en el menor tiempo posible lo cual puede considerarse como un error. Por ejemplo, si deseamos ahorrar un millón, podría ser difícil alcanzar esa meta en un día; sin embargo, esto es más alcanzable si nos ponemos como objetivo hacer pequeños ahorros diarios como tomar una bebida menos, ir caminando a destinos cercanos y al final del día hacer un análisis de nuestros ahorros.Luego, podemos planear cómo se puede ahorrar al día siguiente un poco más.

Lo importante es dividir el objetivo principal en pequeños objetivos fáciles de cumplir.Lo ideal es llevar un control diario de tus pequeños objetivos. Es importante que puedas dedicar 5 minutos a evaluar tus pequeños objetivos y planear los del siguiente día, con esto disminuyes la ansiedad que pueda causarte tu gran proyecto y dejará de intimidarte, toda vez que sabrás qué hacer y cuándo hacerlo.

Eliminar las distracciones

Tu mente siempre te va a manipular (¡Hey, eres tú mismo manipulándote!).Ella prefiere las actividades sencillas que demanden poco esfuerzo: ver una serie en tv en vez de leer un buen libro; Facebook es más entretenido que trabajar en un buen proyecto o si deseas bajar de peso la comida chatarra será más apetitosa que comer saludablemente.

Lo que sucede es que el cerebro es adicto al placer y debemos reprogramarlo. Entonces, es útil visualizar todo el resultado positivo que a futuro te resultará al cumplir tus pequeños objetivos. Así tu cerebro captará un resultado placentero que lo asociará con tu tarea actual.

Imagina lo bien que te veras al bajar de peso, imagina la satisfacción de terminar de leer un libro, imagina lo bien que te sentirás de terminar tus proyectos. Así tus pequeños objetivos se convertirán en una motivación para tu cerebro. No digo que sea fácil, todos los cambios presentan un porcentaje de rechazo en nuestro cerebro, pero con poco esfuerzo veremos los cambios en nuestra disciplina mental.

Por GIPHY

No lo pienses mucho

Tu cerebro tardará menos de 5 segundos para empezar a buscar excusas y justificaciones para no actuar. Por lo tanto, actúa enseguida, no dejes que tu cerebro gane la batalla de los primeros 5 segundos. Por ejemplo, si debes levantarte temprano para salir a ejercitar tu cuerpo y suena el despertador, levántate en los próximos 5 segundos. Si no lo haces lo más probable es que decidas seguir durmiendo y dejar para mañana el salir a hacer ejercicios.

Comenzar es difícil, pero debemos hacerlo ya. Recuerda tú tienes el poder de dominar a tu mente, no dejes que la procastinación gane la batalla.

Danos un "Me Gusta" y Sigue por Facebook nuestros posts de artículos como este.

¿Quieres saber más sobre este tema? Escríbenos

Top